Conductores sorprendidos por el flash de una cámara

Entre el experimento fotográfico y el retrato social bucea el fotógrafo Andrew Bush, artista estadounidense que acaba de publicar una serie de fotografías llamada Vector Portraits, compuesta por 40 instantáneas robadas a distintos habitantes de la ciudad de Los Angeles mientras se desplazaban en coche a distintos lugares.

Dejando a un lado los aspectos éticos de esta práctica (creo que todos nos llevaríamos un buen susto si descubriéramos, tras un flashazo, a un fotógrafo en el coche vecino) la idea ha servido para plasmar, de una forma divertida y original, distintos aspectos de las personas que conducen a diario por la ciudad, una labor casi de análisis antropológico y social sobre las costumbres y la relación entre los coches y sus dueños.

Para realizar este trabajo, Bush salió durante varios meses a distintas horas del día como copiloto de un vehículo con una cámara de formato medio y un flash muy potente, que le permitía congelar imágenes independientemente de la velocidad. En el momento en el que veía algo que pudiera llamar su atención, tanto en los semáforos como en pleno trayecto, aprovechaba para aproximarse y capturar las imágenes que hoy podemos ver en su sitio web.

Visto en: www. altfoto.com/

Anuncios