La lomografía: su historia y sus leyes

Hoy hacemos un pequeño resumen de la historia de la lomografía, un estilo que a pesar que nació en el año 1982 no se empezó a conocer a nivel mundial hasta medianos de los años noventa. Actualmente es un fenómeno bastante común y en los últimos años se ha puesto muy de moda en nuestro país.

Esta tendencia nació en el año 1982  de la mano del general ruso Igor Petrowitsch Kornitzky que puso una pequeña cámara japonesa sobre el escritorio del que era su compatriota Michail Panfilowitsch Panfiloff, y este que por aquel entonces era director de la fábrica rusa LOMO, examinó con gran exactitud la cámara, notando el extraño potencial de aquel accesorio tan pequeño y que parecía de jugete.

No se tardo mucho tiempo en mejorar su diseño y posteriormente ya empezaron a producir grandes artilugios de esas nuevas mini-cámaras. Las denominadas por aquel entonces como LOMO KOMPAKT AUTOMAT tuvieron una muy buena bienvenida en el mercado, así pues se vendieron más de un millón de esos modelos. 

Aunque se fue extendiendo a nivel nacional no fue hasta medianos del año 1994 que la tomografía se expandió a nivel mundial gracias a una exhibición de imágenes lomográficas que tuvo lugar en las ciudades de New York y Moscú. Consiguió un éxito tan grande e inesperado que se comenzaron a crear embajadas lomográficas repartidas por todo el mundo. Desde aquel entonces este gran fenómeno no ha parado de crecer, llegando a ser considerado una verdadera filosofía. 

Las lentes que componen las cámaras Lomo, reciben el nombre de Minitar 1, y mejoran su función con la luz del sol. Los vidrios multicapa que forman la lente saturan los colores proporcionando una profundidad de campo insólita directamente a la fotografía.

Si seleccionamos el botón del shutter, automáticamente aparecen unas luces variadas y eso nos permite crear verdaderas creaciones abstractas con colores totalmente naturales.

A pesar de ser un arte moderno y que parece que no tiene leyes, dispone de un listado de 10 reglas.:

  • Siempre que podamos debemos llevar encima nuestra cámara donde sea que vayamos y cuando sea.
  • La podemos usar en todo momento, es decir tanto de día como de noche.
  • La Lomografía no debe de ser una interferencia en nuestro día a día, sino parte de ella.
  • Es mejor tratar de apuntar desde la cadera o cintura.
  • Si nos acercamos a los objetos que deseamos fotografiar lo tenemos que hacer lo más cerca posible.
  • Es mejor no pensar, simplemente actuar.
  • Debemos de ser rápidos.
  • No hace falta saber previamente lo que hemos capturado.
  •  Tampoco hace falta saberlo luego.
  • No debemos preocuparnos por las reglas.

Visto en:    www.fotografia.com

Anuncios